El Bolson, Patagonia, Argentina

publicado en: Turismo | 0

El Bolsón se disfruta todo el año, en el invierno su paisaje nevado se complementa con la práctica del esquí en el Cerro Perito Moreno y el resto del año se caracteriza por las diversas actividades al aire libre, donde a través de múltiples alternativas se logra un contacto íntimo con la naturaleza. Un lugar para no perderse.

Colores ocres tiñen El Bolsón en otoño
La última localidad de Río Negro, ubicada prácticamente sobre el paralelo 42, se encuentra protegida por el imponente Cerro Piltriquitrón y rodeada por los cerros Lindo y Hielo Azul. Los colores de sus rocas, la tonalidad de los árboles, el brillante azul de los ríos y lagos convierten a El Bolsón en un verdadero paraíso.

Serrana, de aspecto sencillo, su edificación en mayor parte de piedra con techos de tejuela de ciprés, impresiona en un marco de campiñas y montañas arboladas donde no faltan arroyos y cascadas provocados por los deshielos de las altas cumbres, lo que se convierte en un maravilloso paisaje de aromas, colores y texturas.

Tal vez, la gran cantidad de hippies que llegaron a esta región en los ’70, inspirados por la belleza y la tranquilidad del lugar, haya incentivado el espíritu naturista y conservacionista que simboliza a El Bolsón. Hoy todavía quedan vestigios de la cultura «flower power», en las costumbres de los artesanos que trabajan la madera o en aquellos que impusieron la agricultura orgánica.

Este tipo de agricultores, favorecidos por el microclima de la región, se dedican al cultivo de frutas finas pero sin el uso de pesticidas y agroquímicos «que destruyen al mundo» como suelen decir. Dicha cualidad ha convertido a las frutillas, frambuesas y los dulces de la región, en productos muy requeridos por el mercado local e internacional.

El Bolsón cimentó las bases de una activa comunidad agrícolo-ganadera dedicada al cultivo intensivo del lúpulo, especie vegetal que saboriza la cerveza y que genera un gran rédito económico de la región, lo que dió vida a la celebración anual de la Fiesta Nacional del Lúpulo en febrero.

Con el mismo sentimiento ecológico que se puede decir existe en toda la comarca, se ha logrado que se designen áreas de bosques intangibles. De esta manera nacieron la Reserva Provincial El Turbio, el Parque provincial «Pirque», la reserva del río Azul y el Parque Nacional Lago Puelo.

Declarada en 1984 como el «Primer Municipio no nuclear de Latinoamérica», El Bolsón encierra este espíritu naturalista en cada uno de sus rincones.

¿Que lugares visitar?

Cerro Piltriquitrón: El Cerro Piltriquitrón es la imponente mole de piedra que domina al pueblo de El Bolsón. En el faldeo del cerro se ubican hermosas residencias particulares y la mayoría de los complejos de cabañas. Puede subirse hasta su cima (2.200 msnm) o hasta el refugio ubicado aproximadamente a 1.200 msnm. Hasta la plataforma (también pista de despegue de parapentes) se llega en automóvil, luego se asciende por un sendero relativamente fácil hasta el refugio. Desde allí tendremos una espectacular vista del valle y de la Cordillera. En un día claro puede verse el Cerro Tronador, a 100 kms de distancia.

Cascada Escondida: Ubicada dentro del Circuito de Mallin Ahogado. Por cualquiera de los dos accesos sólo se divisa la cascada al encontrarnos muy próximos, de ahi su nombre de «escondida». El Arroyo del Medio cae más de 30 mts. en una grieta natural formando dos o tres cascadas según la época del año. Se puede llegar a la base por un sendero hasta un pozón producto del trabajo del agua a través de los años.

Parque Nacional Lago Puelo: Ubicado al sur de El Bolsón, se llega por 15 kms de ruta asfaltada hasta el pueblo de Lago Puelo. desde allí, por un camino de tierra, 4 kms hasta la portada del Parque Nacional. Luego de cruzar el Paralelo 42, límite entre Río Negro y Chubut, se avanza por el final del faldeo del Cerro Radal por un camino asfaltado sobre el que lindan chacras, talleres de artesanos y forestaciones. Sus aguas turquesas reflejan el verde de los bosques y el blanco eterno del Cerro Tres Pico.

Loma del Medio y Río Azul: Límite natural de la Planta Urbana hacia el oeste, se llega a esa loma cruzando el Río Quemquemtreu por el puente de la calle Azcuénaga. Allí se inicia el ascenso hasta la Cabeza del Indio, formación pétrea de definido perfil que da motivo a su nombre. Diversos caminos permiten llegar hasta el Río Azul sobre cuyas márgenes se encuentran campings y recreos.

Parque Nacional Los Alerces: En el extremo sur de la comarca, se accede a la localidad de Cholila que es la puerta de entrada a uno de los Parques Nacionales más hermosos de la Argentina. Lagos como el Verde, Futalaufquen, Menéndez o Rivadavia son el paraíso de los pescadores. Los milenarios bosques de alerces ofrecen el enclave especial para una caminata por los senderos, avistaje de aves o visita a las cascadas.
Por el camino de los nogales: Antigua ruta de acceso a El Bolsón, constituye un paseo asombroso ente plantaciones de lúpulo y cultivo de las más exquisitas frutas finas. Si vuelve por la ruta 258 podrá pasar por los principales criaderos de truchas de la región.

Cerrito Amigo: A tan sólo 20 minutos del centro se llega hasta el Cerro Amigo o Cerro de la Cruz, Area de Reserva Municipal; está cubierto por un hermoso bosque de cipreses. Diversas sendas lo acercan hasta la cruz desde la cual se ven las principales plantaciones de lúpulo del valle. Caminando hacia el Sur se llega hasta un peñón que ofrece una de las mejores vistas panorámicas de El Bolsón.

Jardín Botánico: Donde comienza la Cascada Escondida, especies nativas y foráneas que se desarrollan en la comarca. Siguiendo varios senderos interpretativos, con un manual de especies o la ayuda de un guía, entraremos en contacto con especies difíciles de encontrar en los paseos automovilísticos ya que muchas de ellas han sido implantadas desde los bosques de la cordillera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *